Club de Gimnasia y Esgrima La Plata

Carlos Alberto Della Savia (1946-2001)

1975
Della Savia en el equipo de 1975
Comas, Gottfrit, Rosl, Pedraza, Fabbian,
Ponce, Peracca, Di Meola, Barissio, Della Savia y Tutino.

Llegó a Gimnasia en 1973 y jugó como volante ofensivo en el primer equipo hasta 1978. En Gimnasia llegó a jugar 158 partidos y convirtió 53 goles. Tambien fué director técnico del primer equipo entre 1981-1983 cuando Gimnasia jugaba en la Primera B. Tambien dirigió a Atlanta.
Carlitos Della Savia había comenzado su carrera en Quilmes (1966-1970), luego jugó en River Plate (1971), en Racing Club (1972) y finalmente en Gimnasia (1973-1978). Tambien tuvo un breve paso por el fútbol colombiano en 1977 donde jugó para el club Millonarios. Había llegado a Gimnasia proveniente del Racing Club (transferencia hecha por 120 mil pesos) por recomendación de José "Puchero" Varacka, conocido técnico de Gimnasia de los años 70s'.
El "Maestro", como así lo apodaron los hinchas, dejó un gran recuerdo en la parcialidad gimnasista en especial en esos que pudieron deleitar de su fútbol. Un partido histórico fue ante el tradicional rival donde, tras ir en desventaja por 3 a 1 de visitante, Carlitos convirtió dos goles cerca del final del encuentro.

el Maestro Carlos Della Savia


Nota publicada por el diario La Nacion(08/16/01):
http://www.lanacion.com.ar/01/08/16/dd_327992.asp
Della Savia, siempre en defensa de los jugadores

Murió a los 55 años; actuó en Racing y River, entre otros, y fue referente de Agremiados. A los 55 años, víctima de un tumor cerebral, falleció ayer Carlos Alberto Della Savia, destacado futbolista que actuó en Quilmes, Racing, River y Gimnasia, en las décadas del 60 y 70. Della Savia, que se desempeñaba como tesorero de Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA), se encontraba desde hace algunos días internado en el Sanatorio Mitre. Sus restos serán sepultados hoy, a las 10, en el Parque Memorial, de Pilar.

Extrañas cosas del destino, a pesar de que su mirada de pibe chocaba contra las puertas del club Argentino de Quilmes, enfrente de su casa, Carlos Della Savia trasladó su apego a la pelota a la otra institución fuerte de ese partido del sur bonaerense.

Su padre, un italiano de Udine, era propietario de una fábrica de gabinetes para heladeras y el pequeño Carlos se la pasaba entre la escuela y el fútbol. Y la pulseada la ganó el deporte: a los 16 años, de la mano de José Santiago, Carlitos llegó al club Quilmes. Transcurría 1962...

Con su promoción a la primera división se ganó una merecida fama por ponerse al frente al momento de luchar por los derechos de sus compañeros. Jugó entre 1966 y 1970 y anotó 16 goles en 66 partidos en Quilmes. El número 10 que lucía en su espalda empezó a brillar... Tanto que el poderoso River Plate que dirigía el brasileño Didí no dudó en llevar para Núñez su talento y su sacrificio.

Llegó en 1971 a River, donde consiguió la tranquilidad económica que buscaba, ya que en la entidad del Sur, en ese aspecto, andaba a los sobresaltos. Sin embargo, en el club de Núñez actuó en 39 encuentros y sólo pudo convertir dos goles.
Ese año hubo una huelga en el fútbol y la temporada siguiente fue transferido a Racing, donde tuvo un paso aceptable: jugó 41 partidos y marcó dos tantos. Fue en Gimnasia donde Della Savia explotó en su real dimensión. Arribó en 1973 a la entidad platense y se convirtió en un verdadero referente. Allí entregó la mejor producción de su trayectoria: actuó en 158 encuentros e hizo 53 goles. Su idilio con el Lobo tuvo una breve pausa en 1977, cuando emigró a Millonarios, de Colombia, pero enseguida fue repatriado por José Varacka y terminó su carrera en la ciudad de las diagonales, con la camiseta azul y blanca.

La tarea de director técnico no lo sedujo demasiado, aunque tuvo fugaces intentos. Tuvo tres hijos de su matrimonio con Haydeé Migliónico: Pablo, Sebastián y Federico.

Después del retiro sus fuerzas estuvieron centradas en los derechos de los futbolistas. Por eso, en los últimos años fue uno de los hombres más importantes de Futbolistas Argentinos Agremiados, entidad sindical de la que fue varias veces secretario general y en la que en los últimos tiempos se desempeñaba como tesorero. Como futbolista, a su natural habilidad le agregó compromiso. El mismo que tuvo siempre para defender y luchar por los derechos de sus colegas.


Nota de EL DIA (08/16/01)
Murió Della Savia

El ex jugador y técnico de Gimnasia falleció a los 55 años víctima de un tumor cerebral. De una dilatada trayectoria, fue un jugador inteligente, dueño de una habilidad desequilibrante, que jugaba y hacía jugar. "El Maestro" también condujo técnicamente al conjunto mens sana. Pero sobre todas las cosas Della Savia dejó con su personalidad un recuerdo imborrable.


Otra nota de EL DIA:
Se fue Carlitos Della Savia
El ex jugador y DT de Gimnasia falleció a los 55 años

El ex futbolista Carlos Della Savia, quien se desempeñaba como tesorero en el gremio de los jugadores, falleció anoche en el Sanatorio Mitre, a causa de un tumor cerebral que padecía desde hace un año y medio. Los restos del ex dirigente gremial, de 55 años, serán inhumados hoy a partir de las 10 en el Parque Memorial, ubicado sobre el kilómetro 46 de la Ruta Panamericana. La enfermedad que poseía Della Savia, quien murió a las 19.45 en la clínica porteña, se denomina gliosarcoma, un tumor cerebral manifestado en la zona media del oído. Estaba casado con Haydeé Migliónico y tenía tres hijos varones: Pablo, Sebastián y Federico.

Carlos Della Savia había nacido el 14 de febrero de 1946. Fue un volante ofensivo que brilló con la camiseta de Gimnasia y Esgrima, donde además de ser jugador en los setenta volvió al club como técnico en los ochenta. Como futbolistas también se había desempeñado en Quilmes (1966-70), River Plate (1971) y Racing Club (1972). Tras su retiro de la actividad profesional, se incorporó definitivamente como dirigente de Agremiados, donde fue en varias ocasiones secretario general y encabezó una recordada negociación del sindicato que derivó en la imposición del estatuto de los afiliados, que aún hoy sigue vigente.

Su paso por el Lobo

Con Della Savia se va uno de los grandes ídolos que tuvo Gimnasia en su historia. Integró los equipos mens sana desde 1973 a 1978 y allí mostró lo mejor de su fútbol, caracterizado por la precisión de su juego y por el virtuosismo que ponía en cada uno de sus movimientos.

El "Maestro", como lo apodaron los hinchas del Lobo, jugó en Gimnasia un total de 158 partidos, convirtiendo 58 goles, muchos de ellos con la excelsa pegada que tenía desde los doce pasos. Llegó a nuestra ciudad el 26 de enero de 1973 por recomendación del entonces entrenador mens sana José Varacka y fue comprado a Racing en una suma de 120 mil pesos. Desde su llegada, se transformó rápidamente en un líder del plantel albiazul y de su mano, el equipo protagonizó buenos campeonatos, destacándose la campaña del Metropolitano '78 cuando peleó palmo a palmo con Boca la punta del torneo durante toda la primera rueda.

Tras su alejamiento de la actividad, Della Savia volvió a la entidad platense como entrenador. Fue en 1981 cuando el equipo estaba en Primera "B" y tras un pequeño lapso de ese año, armó el gran equipo al que se le escapó el ascenso en 1982, primero a manos de San Lorenzo (el campeón) y después, cayendo en semifinales del octogonal ante Temperley. En el siguiente año, su equipo empató los cuatro primeros partidos del año y fue despedido por la presión de los hinchas mens sana.


Nota de CLARIN (08/16/01)
UN DOLOR GRANDE: EL EX JUGADOR Y DIRIGENTE GREMIAL MURIO A LOS 55 AÑOS
Adiós a Della Savia

A los 55 años, como consecuencia de una larga enfermedad, murió ayer en Buenos Aires el ex jugador y dirigente gremial Carlos Della Savia, un hombre que supo construirse afectos y respetos a partir de su enorme calidad humana y sus firmes convicciones personales.
Desde chico y para siempre, el fútbol fue su pasión y su área de acción. Fue un futbolista hábil que desarrolló un largo andar en las canchas argentinas entre 1966 y 1978. Apareció en la primera de Quilmes el 20 de noviembre del 66 en un partido ante Central, en Rosario, que terminó 0-0, y se quedó en el club hasta 1970. Pasó a River en 1971, justamente un año en el que la pelea de los jugadores para defender sus condiciones de trabajo devino en una huelga. A Della Savia, que participó activamente en esa lucha, la voluntad de dar pelea le atrapó el corazón tanto como el fútbol.
En 1972 pasó a Racing y jugó en el equipo que salió subcampeón detrás de San Lorenzo. Y al año siguiente abrió la que acaso resultó su etapa más lograda como jugador, en Gimnasia La Plata, donde estuvo hasta 1978 con una trayectoria de 158 partidos y 53 goles. Cerró así una carrera de 304 partidos y 73 goles en primera. No dejó solamente esos números: también selló una conducta profesional y gremial de alto valor.
Se dio el gusto de incursionar como director técnico en Gimnasia (1981-1983) y en Español (también en 1983). Pero, en lo profundo, el vínculo con el fútbol se le extendió en la actividad sindical. Della Savia formó parte del núcleo de conducción de Futbolistas Argentinos Agremiados. Proyecto tras proyecto, conflicto tras conflicto, forjó su condición de dirigente y estableció lazos fuertes con muchísimos jugadores.
Della Savia palpitó sus últimos años soñando sueños de muchos, empecinado en mejorar la existencia, insistente en reivindicar a los jugadores anónimos que necesitaban especialmente de su gremio para sobrevivir y vivir. Ayer se murió Carlos Della Savia. Entre dolores y memorias, desde hoy ya se lo extraña con la certeza grande de que es un hombre al que nadie querrá olvidar.

WWW.GELP.ORG

© Angelo Clerici (1997-2021)